Entre el 3 y el 15 del pasado mes de diciembre se llevó a cabo la Burger Week en la ciudad de La Paz, un evento que contó con 46 opciones de hamburguesas provistas por una serie de restaurantes participantes que adquirieron sus insumos primariamente de proveedores nacionales, resultando en la compra de 600 kilos de verduras, 500 kilos de queso y más de 20.000 panes, además de otros productos como salsas, tocino y demás ingredientes, resultando en un evento gastronómico que proporciona un importante impulso financiero al sector gastronómico. Entre las tres primeras versiones de la Burger Week se vendieron alrededor de cuatro millones trescientos mil bolivianos solo en la compra de menús.

 

Además, este evento gastronómico proporciona a los comensales la oportunidad de probar y encontrar nuevos restaurantes y platillos que normalmente no habrían conocido, gracias a la selección y a la puntuación otorgada por otros clientes en las categorías de originalidad, sabor, atención y ambiente, debido a las preparaciones inéditas creadas especialmente para la Burger Week. En esta edición, un total de 22 restaurantes participaron del evento, si bien esto es tan solo una pequeña muestra de la oferta gastronómica de La Paz en cuanto a hamburguesas se refiere: en 2018, Bolivia pidió más hamburguesas a domicilio que cualquier otro platillo, compartiendo esta preferencia con países de la región como Paraguay y Panamá.

 

Estos hechos demuestran una tendencia hacia la evolución de la oferta, dado que gran parte de los restaurantes grandes y pequeños han comenzado a innovar con diferentes ingredientes para ofrecer algo extra a sus comensales. De igual modo, tanto las cadenas de comida rápida como los restaurantes como Don Pollo ahora ofrecen entrega a domicilio a través de alianzas con plataformas como PedidosYa, demostrando así su compromiso con poder ofrecer más alternativas a los consumidores que desean pedir el platillo más popular de Bolivia, ya sea en restaurantes o en la comodidad de sus propios hogares.